La maternidad es una hermosa etapa, las mujeres que están atravesando la etapa de gestación pueden lucir bien sin ningún problema, pero siempre teniendo en cuenta la salud del bebé.
Los productos que se utilizan en el salón de belleza pueden afectar de manera negativa, por lo que hay que tener sumo cuidado con las visitas al estilista.
Si deseas mantener el color del cabello, quieres lucir bien para el baby shower o las canas empiezan a salir en la raíz, lo mejor es utilizar baños de color sin amoniaco, o aplicar los productos lejos de la raíz, evitando el contacto con el cuero cabelludo.
Durante el embarazo se deben tener muchos cuidados, el cuerpo está cambiando y las hormonas se disparan. Los tratamientos capilares y los productos de belleza tienen componentes químicos que son agresivos en todo momento y en el periodo de gestación es mejor prevenir.
Hay algunas maneras de seguir luciendo bellas sin tener que preocuparse demasiado.

Tintes en el embarazo

No hay pruebas que demuestren que los tintes, decolorantes y/o alisados sean perjudiciales para salud del feto, pero los médicos recomiendan no usar estos productos hasta después de los tres meses de gestación. Por supuesto, teniendo sumo cuidado para evitar que el organismo de la mujer absorba estos químicos.

Algunos expertos indican que los metales pesados dentro de estos productos de belleza, pueden atravesar el organismo fácilmente y afectar la salud del bebé en el proceso de formación, haciendo énfasis en que el primer trimestre es crucial, ya que el feto está en plena etapa de desarrollo inicial.

Lo mejor es evitar cualquier producto químico, utilizar tintes que no contengan amoniaco, tioglicolato o formol. Con Nirvel Nature tinte sin amoniaco te puedes pintar el cabello con colorantes naturales y lucir bien sin ningún problema.

Es importante recordar que la salud del feto va más allá de cualquier vanidad, el embarazo es una etapa hermosa en la vida de una mujer y es menester tener una alimentación y una vida sana durante este periodo.

Existen varias técnicas en la peluquería, como las luces o las famosas mechas californianas ya que estas se aplican lejos del cuero cabelludo, evitando así cualquier tipo de riesgo.

Este tipo de cuidados se deben tener hasta luego del parto. Durante la lactancia también se deben evitar estos productos químicos, pero se pueden hacer hidrataciones y alisamientos a base de queratina. El sistema inmunológico de toda mujer durante el periodo de gestación está sensible y puede ser afectado por cualquier sustancia que no tenga origen natural.

Si eres responsable y prefieres no pintar tu cabello o alisarlo con productos químicos, puedes hacer uso de la plancha y la secadora sin ningún problema. Estarás arreglada y hermosa para recibir al nuevo miembro de la familia.

El cuidado y tinte del cabello durante el embarazo

El salón de belleza no siempre es un lugar adecuado, porque quizás a ti no te aplican ningún químico pero ese lugar puede resultar muy tóxico. En caso de realmente necesitar una visita al estilista lleva una mascarilla, puede que a la chica que está junto a ti le estén aplicando algún tratamiento agresivo y llegue a tu organismo.

Ser cuidadosa con este tipo de tratamientos es el deber de toda futura madre, siempre hay que preocuparse por la salud de ese pequeño ser que promete cambiar la vida de cualquier mujer.

Atrévete a probar cosas nuevas como colorantes naturales, o mejor intenta lucir natural durante este proceso. Ser mamá es lo más hermoso que hay, deja que salgan esas canitas, o qué importa si las raíces empiezan a crecer. Disfrutar sanamente de tu embarazo es lo primordial.

Recuerda siempre consultar con tu médico de cabecera antes de realizar cualquier acción peligrosa.

Déjanos tu comentario, recomendación o consulta, estaremos encantadas de contestarte.